Email: office@yourdomain.com
Phone:: +44 20 7240 9319
back to top

Meditar para ser Creativo y Feliz.

Todos podemos Meditar.

Meditar cambia literalmente la química de tu cerebro, volviéndolo más creativo, más equilibrado emocionalmente, más enfocado a resolver problemas y más consistente en términos eléctricos aún bajo estrés, pero para que esto sea posible es indispensable la práctica diaria. 

Hoy más que nunca se está volviendo muy común hablar u oír hablar sobre meditación, y aun así existe un especie de mito sobre lo que es meditar, creemos que solo aquellos que han estudiado en la India, o que han asistido a retiros budistas pueden beneficiarse de esta maravillosa práctica, o que sí meditas te querrás retirar del mundo y vivir en una cueva cual ermitaño, cosas así de extrañas he oído al respecto, por otra parte es una práctica que cada vez se está popularizando más en nuestra cultura y soy muy feliz de que cada vez más personas estén meditando. Considero que es una práctica que todos deberían de adquirir como parte de sus rutinas, que estaría buenísimo que nos enseñarán desde pequeños y que esto haría una gran diferencia, no solo en nuestra calidad de vida, sino en cómo funciona nuestra sociedad. 

Les voy a explicar el por que, pero antes…

Quiero contarles mi experiencia de cómo empecé a meditar.

Lo primero que recuerdo haber oído sobre esta práctica fue gracias a uno de mis mejores amigos que estudiaba en un centro budista, esto fue en 1999, cuando quise aprender le pedí que me invitara, tenía mis reservas, no quería volverme budista ni de ninguna otra religión, pero quería saber que onda con eso de meditar, así que fui. Por casi una hora estuvimos sentados en el piso, piernas cruzadas (yo que casi no hacía ejercicio en ese entonces, sentía que la espalda me mataba), después de un rato se me durmieron las piernas y no dejaba de repetirme mentalmente “¿qué rayos estoy haciendo aquí?, todos parecían tan pacíficos, y yo que siempre he sido de mente inquieta estaba a punto del colapso, claro, sin moverme y con una leve sonrisa, como han de imaginar que no volví. Muy bien, lo había intentado, eso no era para mi fin de la historia. 

Diez años después  empecé a hacer terapia, en esos tiempos me enteré de un retiro de Meditación y Gestalt que duraba tres días, me intereso ya que pensé que podría acelerar mi proceso (mente inquieta y acelerada), así que fui, tenía miedo de que fuera una experiencia demasiado hippie (prejuicios mil).  Ahora puedo decir que esa experiencia ha sido un parteaguas en mi vida, los organizadores de ese retiro fueron la escuela de Gestalt viva de Claudio Naranjo, para quien no haya oído hablar nunca de él, es un top en cuestiones de Gestalt, pionero en la psicología transpersonal y el Eneagrama (una herramienta excelente de autoconocimiento), él junto a Robert K. Hall habían sido estudiantes directos de Fritz Perls creador de la psicología Gestalt, y justo el curso/retiro que estaba por tomar lo daba Robert K. Hall, fue un mix entre terapia grupal y periodos de meditación durante los tres días. Solo así aprendí a meditar, y no solo eso si no que empecé a vislumbrar que había todo un conocimiento del que no tenía ni idea y bueno salí hackeada, lo más importante que aprendí ahí fue que: Yo no era mis pensamientos.

Cuando eres una persona tan mental como es mi caso, lo más seguro es que caigas en ciclos mentales que solo te generan ansiedad, (hablo desde mi experiencia ya que no soy experta en la materia), recuerdo de niña pensar que sin tan solo pudiera bajarle un poco el volumen a mis pensamientos me sería más fácil la vida, no se si a ustedes les pase, pero hay veces que es tanta la actividad mental que esto evita que descansemos, que podamos concentrarnos y si esta actividad mental está en positivo al menos es productivo, pero muchas veces no es así, terminamos enganchados en pensamientos negativos que nada más generan más negatividad, ansiedad y/o depresión. Tengo un post sobre pensamientos negativos en el blog. Y si les interesa aprender más de cómo funcionan nuestros pensamientos y cómo van generando emociones, les recomiendo los libros del Neurocientífico Joe Dispenza me dieron mucha claridad con respecto de que estaba pasando en mi cabecita loca.

Les cuento toda esta historia para que vean qué se puede llegar de diferentes formas a esta practica y que puede que lo hayas intentado y que no funcionara. Pero quizá no era el momento, podrías darle otra oportunidad, vale la pena.

¿Pero qué es MEDITAR?

En pocas palabras Meditar es aprender a estar en el presente.

Aunque parece algo muy obvio realmente nunca estamos en el presente, si prestas un poco de atención a donde están tus pensamientos o están en cosas pasadas o en cosas futuras, es bien sabido por la psicología, que estar atrapado en pensamientos pasados puede generar depresión y si es en pensamientos por el futuro genera ansiedad,  la meditación se basa en la idea de estar conectados completamente a lo que pasa en este momento usando como ancla tu respiración, si te concentras en respirar estás en el presente. Esta práctica es mejor conocida en occidente como Mindfulness o Atención Plena, se empezó a hacer popular por lo beneficios que genera en la salud, y se enseña por separado que el budismo aunque sea parte de sus prácticas, es decir puedes aprender Mindfulness sin ser budista. De hecho meditar no tiene que ver con religión alguna, es una práctica que puedes realizar independientemente de la religión que practiques y que al contrario puede ayudarte a qué conectes más profundo con aquello en lo que creas.

Para saber más sobre el término Mindfulness.

Como yo lo entiendo la meditación es el observar cómo es que funciona tu mente, qué tipo de pensamientos son los que por lo regular frecuentas, como es que reaccionas a ellos, como son tus hábitos de pensamiento etc, es decir es una práctica enfocada en la auto-observación, no es como muchas personas creen de lograr poner la mente en blanco, eso no es posible, más bien tienen que ver con que puedas ser el observador de tus propios pensamientos, esa parte es clave, el poder observar lo que piensas  y no estar creyendo que eso eres tu, al hacerte poco a poco consciente de que eres el que observa, puedes empezar a aprender cómo funcionan tus pensamientos y de este modo ir cambiando aquello que te genera malestar o que este impidiendo que logres tus objetivos, pero primero tienes que ir reconociendo a ese observador que eres tu realmente.

¿Cómo puedo empezar?

Para empezar puedes buscar meditaciones guiadas en youtube, elige el tiempo que te gustaría, puedes iniciar con 5 min (que se te harán eternos en un inicio) y de ahi puedes ir en aumento, lo importante es la práctica diaria no el tiempo que dures, irás notando que unas meditaciones te gustan más que otras, ya sea por la música o el tipo de voz. Elige el momento en que tu mente esté más tranquila, que puede ser al despertar o antes de  acostarte dependerá de ti, o un momento en que sepas que no serás molestado.

Sobre la postura, lo ideal si es que estés sentado con piernas cruzadas, pero al inicio es muy doloroso, así que lo importante es que tu espalda esté recta para que puedas respirar bien y para que la energía fluya correctamente por tu cuerpo, esto puede ser sentado en una silla o acostado, aunque puede ser que te duermas en un inicio de tanta relajación lo cual no está nada mal.

Orar es hablarle a Dios, Meditar es escucharlo…

¿Y qué tiene que ver todo esto con la Creatividad y ser Feliz?

Aquí está lo importante y el truco de implementar esta práctica en tu vida, la meditación por sí sola no te hará ni más feliz ni más creativo, la meditación es más bien un entrenamiento mental que usas como herramienta. Explicaré esto, el lograr calmar la mente, o el ser consciente de todo el ruido que traes en ella, es el primer paso para tomar acciones y cambiar hábitos o comportamientos. Meditar es lo que te hará ver y ser consciente de donde te ciclas, de donde te estancas, de que repites todo el tiempo, sin ver esto como vas a trabajarlo???. Si creías que meditar era como tomar un píldora mágica que te haría mas feliz, la verdad es que no es así, de hecho puede que en un inicio sea todo lo contrario, podrás ver de lleno, tu desesperación, tu impaciencia, tu incomodidad. Meditar es un camino que recorres, que a su vez te va a llevar a nuevos caminos, quizás te hagas más consciente de tu negatividad, a mi eso me paso, de tus miedos, de tus obsesiones, meditar te va a llevar a que te veas y después a brincar eso y ser el que se ve para poder tomar acciones. 

Meditar es apenas la puerta de lo que te puede llevar a modificar muchas aspectos de tu vida, quizá quieras empezar terapia, cambiar lo que comes o dormir más, serás más consciente de lo que necesitas y de lo que te hace FELIZ porque aprenderás a escucharte. Otra consecuencia es que al trabajar con tus miedos y ansiedades vas descubriendo nuevos caminos que por consecuencia te hacen más CREATIVO, ¿cuánto tiempo te va a tomar ver resultados reales en tu vida? ¿realmente te va a funcionar? esas preguntas las responderás en el camino, yo te invito a que lo intentes y a ver que pasa…

 

Por último te dejo una serie de recursos que a mi me han ayudado a entender por qué era importante empezar a meditar y a ir personalizando mi práctica.

Libros:

Meditaciones Guiadas 

Podcast:

Si tienes comentarios o dudas al respecto me encantaría leerte o que me compartas cómo ha sido para ti implementar esta práctica en tu vida o tan solo intentarlo.

Gracias por leerme, espero esta información te sea útil.

Hayde H

No existen comentarios

Deja tu comentario